Seducidos

lunes, 9 de mayo de 2016

Salvaje-mente.

Y tomé firmemente uno de sus senos llevándolo suavemente a mi boca, Del zumo que arrancaba entre gemidos, baje por su vientre hasta hacer de sus caderas mías, De boca , sometida contra la almohada entré sigilosamente entre sus nalgas y me apoderé de su alma, para entrar dulcemente enseñándole el camino al paraíso.... Era mía, pero libre de escoger hasta cuando duraría, y me dejó entrar haciendo temblar sus caderas y gritar entre lagrimas que no saliera. Sus nalgas empinadas se ofrecían en sacrificio... perforé suavemente sus sentidos, dejé escapar un último gemido, hasta sosobrar entre sus mareas. Todo se volvió agua, y de sus piernas nacieron vertientes de mojada corriente....hasta desaparecer entre ellas y dejar la última gota dentro de ella.
Don Juan , Entre las nubes.

2 comentarios:

  1. excelente escrito, lleno de maucha pasion y fantasia

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angel´s..... A pesar de que me tienen censurado en google, me alegra que me puedan ver y escribir a través de blogger.

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.