Seducidos

miércoles, 13 de mayo de 2015

Cepas de sensualidad

Cuando te leía tu imagen se me atravesó en mi mente, tu ahí, tendida entre las sabanas revueltas, agonizando de deseo, y unos dedos que no te dejaban respirar y te ahogaban llenando de sensaciones tu vientre... esos dedos perdidos entre tus piernas, desgarrando el deseo que te llevaba por dentro... yo como un fantasma flotando dentro de tu cuarto, mirándote desde de lo alto y sólo con un deseo en mi mente, material izarme y convertirme para tomar el lugar de tus dedos, mientras abrías tus piernas para recoger mi boca, para enterrarme con tus manos en tu sexo delirante, hundirme en el jugo que escapaba producto de tus pensamientos, y tomar tu sabor como ofrenda al sol que entraba por tus ventanas, sentir temblar tu vientre mientras me apodero de su esencia, de esa que se escapa entre tus labios vaginales a borbotones y gemidos delirantes y dormidos
, envuelta en la fiebre que te calienta desde dentro, sentir como serpentean tus caderas tras cada embestida, tomar tus senos y apretarlos con mis manos  buscando tomar posesión de tus pezones, pescarlos entre mis dedos y estirarlos como tirabuzones, como descorchando un vino que sólo fue cosechado para beberlo... elevarme entre tus caderas y hundirme dentro tuyo cuando tu mente pierde la razón, cuando sientes que el orgasmo viene y sólo quieres sentirlo dentro, y al clavarme entre tus piernas, botar todo ese deseo que sentía cuando te miraba desde las alturas, ver babear tu boca y suplicar apretándome con tus piernas, amarrándome entre tus carnes y derramar todo eso que sólo tenía guardado para ti, embestir hasta que tu cuerpo caiga entre las sabanas exhausta, entre jadeos y sin sentido de la realidad que te cubre... empujar hasta que de tus ojos lluevan  lagrimas de placer, hasta que tu cuerpo este completamente mojado, y tu sudor sea lo único que queda para beber mientras trato de calmar tu vientre con besos suaves, y me vuelvo a hundir en tu sexo con la boca hambrienta de recoger lo poco que queda dentro... luego tus ojos se cerraran y suplicaran que te acurruque hacia mi sexo mientras este descansa dentro... besos , me has llevado a un viaje muy sensual, y mi deseo crece en materializar me entre tus piernas...

Como se abre una ama-pola ?


Con palabras y caricias sútiles... para luego apoderarse salvajemente de todo.... Donde el carmesí florece,  donde la sabia y los néctares corren, ahí, justo ahí... donde el universo se convierte en paraíso, donde chorrea toda, donde las caricias duelen después de la floración agitada y abiertas a embestidas animales, donde hasta los pétalos más apretados se someten a esa fricción de donde se les arranca el polen a fuerza carne y piel.....
Luego los colores se vuelven mustios y se desinflaman a la locura que acaba por vencer las más sólidas barreras..... luego la pequeña muerte la alcanza y no volverá a florecer hasta la próxima primavera, donde el sol volverá a abrir el botón de jengibre con delicadas lamidas y segura caricia.

Don Juan De Marco..