miércoles, 13 de abril de 2016

EL DIALOGO....


SUENA EL TELEFONO Y DICE:
Hoy desperté con ganas de algo....

"Sentí tus manos deslizándose por mi piel dejando libre mis nalgas a tus caricias y me sujete con firmeza a la pared cuando con tu lengua comenzaste a dilatar mi deseo, mordiendo mis labios comenzaste a entrar y sin previo aviso te enterraste en mi haciéndome gritar contra la pared, en ese momento le di gracias a Dios por estar ahí y seguí disfrutando de cada embestida tuya, de cada beso que ponías en mi espalda cada ves que entrabas y salias de mi, te aprisionaba en mi interior haciéndote temblar y no me soltaste hasta que grite un orgasmo ahogado por meses de soledad, hasta que sentí como te derramabas en mi cayendo sobre mi espalda y besando mi cuello..."
AYANAY



" Bendita procesión hay en el sendero de tus nalgas, del cual beberé hasta sentir que mi alma se evapora en tí... Y me deslizaré aferrándome a tus caderas, hasta apagar el fuego que por siglos y muchas vidas has guardado ahí...Cada embestida será una horación que sacudirá tu cuerpo hasta hacerte estallar en lágrimas de satisfacción. ¿Serán tus nalgas capaces de soportar tantas embestidas que irán separando tus carnes para dejar grabado toda mi pasión en tí ?."


DON JUAN DE MARCO

Dulce y sal.


" Pude sentir como te derramabas sobre mis labios, quise recoger cada gota que brotaba en ti... Mi lengua había cruzado el umbral y esperaba con ansias ese momento,la suavidad en tu interior no dejaba de llevarme más adentro, hasta que toque el último rincón que podía alcanzar... el intenso sabor lo llenaba todo, empalagosa , no dejé de recoger todo lo que había dentro... y sentí como se iba mi vida entre tus labios, y aún así deje mi lengua dentro llenándote de lujuria, mientras te dejabas derramar en mi boca... nada se podía perder... todo era néctar que había que aprovechar, y saliendo a respirar, te dejaste enterrar en mí suavemente... y  tu cuerpo se expresó libremente... exquisito final nos deparaba esa noche... cuando caíste mojada de sudor sobre mi pecho y nos besamos compartiendo esos sabores que a solas no podríamos alcanzar..."

don Juan De Marco...

El Baño

" El agua mueve mis dedos entre tus piernas, tocan cada rincón sin recelo...mi lengua espera...lavo con mis dedos tu sexo cuidando cada rincón, ... mi lengua espera... el jabón se deshace entre mis dedos...se que es preciso preparar el camino.. necesito que el brote nazca entre tus labios... ese brote que deseo lamer fresco y henchido... mi lengua espera... entonces mis dedos penetran entre tus labios vaginales lavando el morboso deseo de mi boca...cada caricia dispara tu alma entre gemidos... el brote nace desde dentro de tu piel...mi lengua espera...y el que era solo un punto entre tus piernas,se muestra tomando ese color rojizo e hinchado... mi lengua espera... entonces abro tus piernas para mirarlo como nace tirando con fuerza hacia afuera... orgulloso y suave entre los aceites que le bañan...mis ojos tientan el placer y esa mirada te excita y ruegas...mi lengua espera...y un dedo le unge de caricias para soltarlo de tus carnes dejándolo libre en brote maduro... te pido que salgas de la bañera... te resistes, tus piernas se abren ára pedirme que lo beba,...mi lengua espera... y mi manos despejan el agua y abren tus carnes con la delicada suavidad de una rosa... entonces ... mirándote a los ojos, buscando con ansias el final del calvario de tu espera... dejo que mi lengua recoja las gotas que corren por tus muslos... lento... sintiendo como tiembla tu piel y ruegan tus labios apretándose entre los dientes... y delicadamente beso por sobre los labios evitando tocar el clítoris que te atormenta.. los dibujo con suavidad entre mis labios... y dejando caer la espera vuelvo a bajar hasta la base de tu sexo, para emprender abriendo el camino, mientras tus labios se liberan brotando en sangre acumulada... y en ese ligero recorrido engancho por primera vez el centro de tu deseo, y conteniendo las ansias de mi lengua, cierro mis labios succionando con maestría la seda erguida y lasciva de tu ser... entonces la agonía te alcanza y te deshaces entre mis labios frunciendo el seño y apretando con fuerza tus labios entre los dientes... y en loco avatar tus gemidos se ahogan con el agua que corre por tu sexo y entre mis labios..."

Alguna vez Don Juan, a la llamada de Ayanay

Roces al fruto de Ayanay....

" ... creí que me sentirias apenas tocara tu piel... me acerque sin hacer ruido y destape tu cuerpo corriendo las frazadas que te cobijaban... al verte desnuda y observar tu sexo, note que tus labios permanecían pegados... estaban arrugados por la calidez de la noche... no corría sangre por ellos...parecían muertos.
Entonces mis dedos formaron cual artesano la forma de tus senos. apenas rozantes sobre tu piel...corrí tus piernas para abrirlas y acaricie con mi lengua la difunta piel... gemiste adormilada...y repetiste ...buenos dias amor ... y los suspiros fueron llenando el ilencio de la habitación.. hasta que por fin se abrieron cual calida rosa por le sol acariciada...la humedad brotó adentro separando la piel... y la fragancia de la noche en tu cuerpo se convirtió almiztle... suspirabas mientras mi labios satisfacían todos tus deseos mientras mis manos se revolcaban en tus senos despertando los pezones desinflados... y de flor marchita te convertiste en fruto maduro... el color enrojecio tu piel y tus caderas serpentearon entre las sabanas haciendo que tu cuerpo se convirtiera en agua sagrada... bendito semen el que luego cubriria tu piel..."

Don Juan De Marco, recordandote" ... creí que me sentirias apenas tocara tu piel... me acerque sin hacer ruido y destape tu cuerpo corriendo las frazadas que te cobijaban... al verte desnuda y observar tu sexo, note que tus labios permanecían pegados... estaban arrugados por la calidez de la noche... no corría sangre por ellos...parecían muertos.

Entonces mis dedos formaron cual artesano la forma de tus senos. apenas rozantes sobre tu piel...corrí tus piernas para abrirlas y acaricie con mi lengua la difunta piel... gemiste adormilada...y repetiste ...buenos dias amor ... y los suspiros fueron llenando el ilencio de la habitación.. hasta que por fin se abrieron cual calida rosa por le sol acariciada...la humedad brotó adentro separando la piel... y la fragancia de la noche en tu cuerpo se convirtió almiztle... suspirabas mientras mi labios satisfacían todos tus deseos mientras mis manos se revolcaban en tus senos despertando los pezones desinflados... y de flor marchita te convertiste en fruto maduro... el color enrojecio tu piel y tus caderas serpentearon entre las sabanas haciendo que tu cuerpo se convirtiera en agua sagrada... bendito semen el que luego cubriria tu piel..."

Don Juan De Marco