viernes, 27 de noviembre de 2009

Sexo sobre las arenas...

"Claudia gemía estirada en las arenas del desierto, ella sabía que las manos del moro le recorrían bajo el vestido de gaza que ese día la vestía en harapos... perdida en el desierto que se había propuesto conocer a fondo y en el cual se había perdido atraída por las pieles morenas quemadas por el sol.
El moro la fue desvistiendo con delicadeza, mientras dejaba caer a gotas el agua de su cantimplora sobre sus labios.
Los dedos del moro iban despegando las telas roídas por el salvaje paisaje que quemaba la piel de claudia y la hacían arder en deseo a los roces de las delicadas, pero fuertes, manos callosas del beduino. Los labios del ladrón de la arena le fueron robando besos hechiceros de su piel, sus senos ya desnudos se disparaban en deseo erigiendo los pezones blandos y secos, que al roce de los dedos del moro, goteaban ambrosía viscosa y cristalina a la vez volviéndolos a la vida, anunciando que su cuerpo no se opondría a nada que él hiciera... ella sentía como la nariz del moro le iba recorriendo a centímetros cada recodo de su piel. De pronto lo sintió tan cerca de su sexo, que dejó que sus piernas se abrieran para dejar paso a los rústicos labios del hombre que vestía el negro con hidalguía cabalgando día a día las arenas del desierto árido que les envolvía. La tibieza de la lengua del beduino sobre sus labios vaginales, fueron venciendo cualquier barrera u oposición que en ella surgiera. Estaba entregada al placer y medio moribunda de recorrer las arenas, pero su cuerpo respondía con contracciones a cada caricia. El punto frágil que separaba escondido entre los pliegues fue floreciendo a las caricias del moro quién no dejaba de lamer con delicadeza cada rincón humedecido, empalagoso y hambriento de sexo. Esos labios que no se detenían para socorrerle, sino que para violar sus debilidades tendida en la arena. Ella lo disfrutaba como si fuera su primera y última vez. Uno de los gruesos dedos del fantasma de las arenas, se introdujo probando su dilatación, y le tocó el punto más sensible que habría en una mujer y que ella no conocía hasta ese instante, mientras la boca del beduino le tragaba por sus nalgas agotadas por el deseo, ese rugoso punto en su interior que luego de suaves toques, le iban instando a explotar por dentro, que la prendían y aunque se sentía vejada, lo disfrutaba plenamente.Su cuerpo se fue llenando de sensaciones,sus caderas se dejaban vencer sin oponer resistencia, y su cabeza se convertía en un laberinto de pensamientos.Por ratos volvía a la calma, pero bastaba el ligero cambio de giro del dedo del beduino en su interior, para volverla a trastornar gimiendo a gritos, y dislocando su vientre en contracciones que le hacían más salvaje a las sensaciones que experimentaba, hasta que una sensación única se apoderó de su cuerpo naciendo del rincón más imperceptible de la razón y cuando se disponía a explotar, sin ver aún el rostro del moro, sintió que él se clavaba en su interior produciendo exquisitos temblores en su cuerpo, y prendida en deseo dejó escapar el más caliente de los gemidos que nacía de su interior, dejando que su cuerpo se deshiciera por dentro en lamentos paralizando su corazón, para dejarse ir y volar sobre las arenas calientes, hasta que ella sintió que se desvanecía, mientras el moro la llenaba por dentro de delicados manjares que se derramaban hidratándole por dentro. Su cuerpo seguía temblando a cualquier roce del moreno, cuando el trataba de vestirla explotando una y otra vez sin control.... jamás había sentido tal sensación en su vida... luego sus ojos se cerraron... Algunos días después despertó entre cojines,rodeada de rostros que jamás había visto, y una mujer que le sonreía hablando de una forma extraña, pero aunque le buscó entre las carpas, nunca supo que fue de él."
Don Juan De Marco.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Las caderas del Moro...

"Con el rostro cubierto por el sudado pañuelo, dejó que sus mantos cayeran a la arena.. denudo frente a la mujer, que perdida en el desierto no dejaba de preguntarse por qué un hombre tan moreno le seducía sin siquiera imaginar su rostro...pero su cuerpo desnudo prendía en deseo al verlo a sexo desnudo y pechos cubiertos de vellos rizados tan negros como la noche, unos pulmones que no dejaban tranquilo esos pechos donde las gotas de sudor corrían por las tetillas saladas que apagaban la sed. A besos fue bebiendo del sudor del beduino, mientras este se contoneaba de deseo y dejaba escurrir sus manos bajo las faldas de aquella turista, que no pensaba en nada más, que descubrir, a que sabía el cuerpo salvaje, de aquel extraño amante, surgido de las arenas candentes del abandonado desierto que le escondía a los ojos de las mujeres, que en esas arenas se perdían. Esos ojos negros que no dejaban de mirarla fijamente a los ojos...las calientes manos del beduino, sabían cómo excitar con sólo apretar aquellas nalgas semi desvestidas por los dedos del extraño amante vestido de negro en sedas traídas de oriente.Y la llevo a su choza en medio del desierto para que ella descansara.
Ella lo esperaba a que volviera. Esa anciada espera que te va mojando por dentro, que va disparando tus pesones hasta alcanzar la dureza plena, que hace de agua los labios del beduino, mientras te imagina desnudo parada en el portal. Ahí , abrigada por la luz que se cuela entre las rendijas de la vieja puerta, aquella que el sol se va comiendo al pasar de los años.... sus piernas tiemblan mientras sus dedos buscan liberar la pasión contenida entre esos pliegues que exudan un aroma intenso, mientras por sus muslos corre el testigo del deseo. Ser alcanzada por los dedos salvajes del moro, que no dudaran en abrir sus labios vaginales, para huntarse de miel crisálida, espesa y profunda, arrancada de sus entrañas, por la pasión oculta del beduino, que desnudo golpeará tu puerta para hacerla suya, allá lejos quedaran las arenas muertas y doradas del desierto que alguna vez abrigó la soledad...
...Al entrar en la habitación, seguido por la arena del desierto, la morena dormida dejó que le cubriera el cuerpo del beduino... abrió sus piernas esperando que la lengua candente le abriera sus labios, y sin decir palabra, dejó que sus gemidos llenaran los aposentos donde eternamente había recogido la pasión del solitario caminante... una y otra vez su vientre se remeció, creando oleadas, que iban recogiendo el sudor que liberaba el sexo morisco que le penetraba. Gemidos, contraciones involuntarias jamás imaginadas.... Demencias de poseción, súplicas de besos y poderosos brazos que la mantenían fundida entre las sabanas.... Las fragancias del caminante se apoderaron de su existencia, y fueron liberando el codiciado néctar que él recogía con regocijo entre sus labios ... y la fué bebiendo, hasta que ésta , alcanzada por los orgásmos que tanto disfrute generaban, dejó de jadear para congelar su figura en la oscuridad de la choza cubierta de aromas a sexo y encierro, para romper en llantos de goce y placer, derramando todo lo que había dentro de ella...Luego, montando las caderas del moro, le cabalgó para hacerlo explotar en sus entrañas para llenarse de él ... Gozo eterno e infinito..."

De Las Memorias de Don Juan De Marco

domingo, 11 de octubre de 2009

De tus Almívares..

" Subiste en mi cama erguida caminando hacia mí, desnuda como te quería, mientras yo recostado te esperaba... Desde mi almohada, miraba fijamente tu sexo desnudo, aquellas dos columnas de ébano se detuvieron sobre mi rostro mostrándome el brillo que relampagueaba desde tu interior, bañado en almíbares.
Ven déjate caer sobre mi boca, deja que la tibieza de tus labios vaginales, unte en gracia los sabrosos labios que te esperan, los que beberán los manjares que tu cuerpo me quiere ofrecer.Y te encuclillaste sobre mi rostro empapandole de exquisitos aromas que fueron entrando por mi nariz. La suavidad de tus carnes se abrió en mi boca, respiré tu intensa fragancia, dejándola entrar hasta lo más profundo de mi ser. Me empapé de sabores dulzones, que marcados por las delicadas notas de los vinos que acababas de probar, se apoderaban del flujo que escapaba entre tus piernas. Empujaste tus caderas hasta mis labios para que untaran mis labios y lengua de sustancial sabor. Divina probada se daba mi sentido más preciado, aquel que embriagado por tu esencia, disfrutaba de los más divinos placeres que tu cuerpo entregaba, y sentí tus labios vaginales aferrarse a mi boca y refregarse en el músculo que elevaba tu libido a alturas nunca alcanzadas, tan suave y delicadamente perfumado, que no habría podido impedir que de mis labios se separacen. Empujé tirando de tus caderas, tu cuerpo lánguido por las caricias, procurando que este se recostara en mi vientre habido de lujuria... tu espalda tendida sobre mi vientre, tus cabellos cubriendo revueltos sobre mi sexo erguido, rozando tus mejillas encendidas por el deseo que te provocaba acercarlo a tu boca impedida de escoger y entregada a mis chupones que atrapaban tu pequeño y más preciado conducto al placer... estabas entregada, sometida a mi lengua cálida y frutosa, a mis instintos sexuales... eras esclava de tu propio deseo de ser absorvida por mi boca y mis labios angustiados de beber. Un vientre convertido en olas, unas caderas que no dejaban de recogerse a cada certero beso asestado sobre tu sexo abierto, y unos senos que no dejaban de gotear entre mis dedos. Unos pezones que parecían soltar todo, endurecidos por mis suaves, pero firmes apretones sobre la carne erguida por la satisfacción de ser acariciados. Y tus manos que cogían el duro miembro para instarlo a derramar su néctar sobre tus mejillas mojadas de deseo y pasión, hasta que un certero y duro beso en el clítoris abarrotado de sangre, dejó escapar de tu boca los gemidos más angustiados que jamás hubiera imaginado escuchar... y bañaste mi rostro del almíbar más empalagoso y suave que podía haber alimentado mi boca, mientras tu vientre se encogía en rítmicos y acompasados golpes de angustia y regocijo, y aún, mientras no terminabas de temblar, engulliste el sexo que había estado provocándote por largo rato, y sin decirte nada, dejé que llenara tu boca de cremoso sabor y salado gusto... finalmente te montaste sobre mi para hacer que mi cuerpo temblara entre jadeos y mi sexo desapareciera entre tus carnes en acompasados gemidos de placer, hasta que caíste rendida sobre mi pecho que no dejaba de palpitar por haber tenido el gusto de poseerte.
...Y susurraste mi nombre toda la noche mientras dormías agitada por los temblores que causaban mis dedos mientras corrían entre tus piernas dormidas.
Don Juan De Marco.

sábado, 10 de octubre de 2009

Despertando a Ceci.

"Tendida en la cama desnuda... su cuerpo enredado entre las sabanas...su pelo desordenado cubriendo sus senos desnudos...y un brillo...un pequeño brillo en la entrepierna que me anunciaba la espera.Y una piel que me pedía que la tocara...dejé mis dedos subir desde las rodillas con un pequeño pase de baile, subí acariciando su piel tibia y expuesta a mis ojos, ella dormía. Sus ojos entre cerrados, dejaban que sus pupilas titilaran a cada roce sin dirección. Enredados entre sus bellos húmedos y brillosos aparecía el caldo del placer que sus piernas apretadas escondían,... 24 años gloriosos y puros entre mis dedos enredados en las sabanas de rallón recién lavadas y perfumadas con su olor a hembra de sueños eróticos e intransigentes, donde no cabía otro deseo que el de una caricia robada mientras dormía. Me arrodillé a su lado para recoger su olor, y mis labios no pudieron dejar de tocarla... el fuerte aroma asomagado a sexo entre sus piernas, despertaba el libido de hombrón de maduros años... el deseo de un hombre que no dejaba de pensar en los placeres del sexo que el cuerpo de una mujer recién abriendo los ojos a la lujuria de los placeres más exquisitos... 24 años llenos de deseo...24 años de contener sus ánsias por no despertar la frustración de unos padres que no la habían criado para eso... desnuda en la cama y entre mis dedos ansiosa... Los pesones que se levantaban a la brisa de mi aliento cálido, y a mis labios golosos de probarla...Su cuerpo gira, dejándome ver las suaves nalgas marcadas por los dobleces de las sábanas, y un olor aún más dulce que los otros.Me dejé envolver por su desnudes y goce cada instante de vigilia, cada gota húmeda que brotaba de su piel... sus senos dejaban escapar gotas transparentes, sus muslo liberaban el aceite de lujuria, y sus nalgas el brote de sudor... me desnude acostándome a su lado, y deje que su sueño me rozara la piel, hasta que sus piernas se enredaron con las mías... de ahí todo fue consecuencia de una noche de sueños agitados...."

Don Juan de Marco.

viernes, 14 de agosto de 2009

Hoy Y siempre


"Hoy me deslizaré entre tus piernas hasta alcanzar el húmedo deseo que te consume, abriré mis labios a la rozagante flor que se abre, hoy profundizaré en tu deseo chasqueando salivas derramadas y fluidos cálidos que de entre tus piernas nacen para darle de beber a mis labios secos.... Hoy tus senos serán recogidos por mis labios mientras derraman las gotas de roció... hoy beberé de tu piel hasta que desaparezca la dureza de tus pezones ardientes... hoy te consumirás por mis miradas profundas ....Hoy tus nalgas serán un regalo de sabor y cálido gusto al beber de ellas tus fragancias tantas veces penetradas por mi boca en llamas... Hoy sentirás el hierro ardiente que se encumbra entre mis bragas para alcanzar la calidez profunda de tu fuente de vida eterna...

Hoy serás mía para siempre.

Don Juan De Marco...

miércoles, 5 de agosto de 2009

Prosa en Romanè

El gitano junta y cuenta billetes
la gitana sueña que vuelve después de la venta.
El gitano sufre por ella,
ella sólo lo desea.
El gitano rompe sus manos,
la gitana quiere sentir sus manos,
el gitano sufre, la gitana también.
El gitano llega agotado,
la gitana lo espera desnuda.
el gitano sucumbe... la gitana goza.
Ella quiere al hombre ,
ël quiere ver su amor de reina,
ella lo desviste,
él la viste de seda.
La gitana lo debora,
el gitano la besa.
Juntos en romané cantan sus pesares.
El gitano sufre... la gitana goza,
el gitano ama... la gitana desea.
¡Gitano!, martilla que la gitana te espera.
¡ gitano! prepara tu martillo, que la gitana quiere que la claves.
¡trabaja gitano!
que la gitana te espera.
Don Juan de Marco, poeta

miércoles, 1 de julio de 2009

"Bella Bestia"

" Lo que quiero que dure, es un orgasmo pleno e infinito , sentir tus piernas temblar y un vientre convertido en olas del mar....Lo que quiero que dure, es el sabor de tu sexo mientras te bebo y el olor profundo que libera al ser respirado...Lo que quiero que dure, son tus ganas de follar mientras la luna llora de celos tras el cristal..."

Don Juan De Marco.

Oscuro deseo...

" Cuando se abre una ventana, entra un cálido gemido... entre las sombras te observo, mientras tus dedos juegan con tus sentidos... entonces miro... se abrieron tus piernas y unos dedos buscaron entre el musgo tu rocío... untados en aceites exquisitos... Di unos pasos en la oscuridad, y mientras tus dedos detraían tu mirada y tu oído, sentiste el bao tibio... era la cercanía de mi aliento buscando entre tus piernas para alcanzar tu nido... y un chasquido húmedo envolvió tus labios vaginales tibios... Te deshiciste entre gemidos... agonizaron tus sentidos... Don Juan, había entrado por tu ventana, conquistado cada uno de tus caprichos, cada uno de tus deseos...cada uno de tus gemidos"
Don Juan de Marco, entrando por tu ventana

Obsidiana...

" QUIÉN PODRÍA DUDAR DE MIS DEDOS DENTRO DE SUS LABIOS VAGINALES, REVIVIENDO CADA GEMIDO..CADA CARICIA ...CADA SORBO DE SU SUDOR.. LA MIEL SE MANTENÍA ACEITOSA SOBRE MI LENGUA MIENTRAS LA RECORDABA Y SEGUÍA DESNUDANDOLA DENTRO DE MI... SU FRAGANCIA INTIMA ESTABA ADHERIDA A MI NARÍZ... AÚN SENTÍA EL SABOR DE NUESTROS CUERPOS FUNDIDOS EN MI BOCA... LA SALIBA ESTABA CÁLIDA Y SU SABOR INTENSO SEGUÍA ENTRANDO A MI INTERIOR... VOLVI A SU HABITACIÓN,... DORMÍA, PERO SUS PIERNAS AÚN PERMANECIAN ABIERTAS BAJO EL COVERTOR... Y AL DESLIZARLO POR SU CUERPO... SU OLOR VOLVIÓ A GOLPEAR MIS NARICES, Y SIN DUDARLO ... LA DESPERTE PARA BEBERLA DE NUEVO UNA Y OTRA VEZ... SIN MIRAMIENTOS NI COMPASIÓN... JODER HACIENDO EL AMOR, ESA ERA LA RESPUESTA A TODAS SUS DUDAS..."



Don Juan De Marco...

viernes, 26 de junio de 2009

¡¡¡ Rosas Verdes !!!!

"... Las veo, las puedo sentir impartiendo miles de pinchazos en mi cuerpo... yo, inerte, unas piernas que se abren sobre mis labios chorreando tibios por el deseo... y mi sexo atrapado entre otras piernas ... dos.. son dos... dos ángeles de la pasión, que no dudan en secar mi sexo, hasta que no pueda volver a sentir... y lamer tan exquisitos sabores, tan dionisias fragancias... son dos ángeles hembras... dos rosas verdes...Polinizadas con el semen que corre embravecido dentro de mi... Las quiero lamer a la vez... ellas se abrazan desnudas y se besan... de rodillas en la cama sobre la cubierta de raso desnudo, sus piernas están abiertas para mi, y en ese bosque de muslos entro sin dudar... a pesar de la oscuridad... y saco mi lengua probando ambos cuerpos... recorro de un sexo al otro buscando retener su sabor, mientras mi nariz se impregna de sus néctares húmedos... deleite y vértigo... fluyo entre sus piernas mamando cada gota que brota dentro... contengo en besos su sabor ... exquisita fiebre la que brota en mi frente... exquisito delirio de poceción... dulces y salados sabores recorren mi mente... mi cuerpo tiembla en escalofríos... a de ser la temperatura, o dos cuerpos quemándose en mis labios... no sé... estoy aquí chupando esencias, escarbando sexos... hambriento y fugaz delirio.... siento dos labios succionando todo, a turnos locos... y entonces estalla todo, mojando mi cuerpo y cayendo a borbotones ... no sé donde... quedando prendidos entre sus cabellos.. descolgándose como la miel de las bocas de las abejas... en gotas cristalinas y espesas.... Ellas ríen.. yo las escucho a lo lejos... Ahora las miro... sus sexos se frotan abiertos como tijeras... puedo sentir la suavidad... y las pequeñas telarañas que se dibujan entre ellas... rapto entre las sábanas hasta alcanzar sus sexos rozantes, abiertos y mojados... de mis labios, cuelgan sus sabores...y mi lengua siente crema espesa en mi paladar..."
Delirios de Don Juan De Marco...

lunes, 22 de junio de 2009

Agazapado...

" La selva guarda silencio...el viento sopla diluyendo los gemidos... Ronronean las oscuras pieles en las sombras... son ellos... los amantes que se buscan tras los árboles... ella expele un fuerte olor, el macho abre sus narices para sentirla... agazapado se escurre hasta ella... ruje casi imperceptible de deseo... La hembra espera tendida sobre las hojas, pestañean sus ojos y el se acerca para olerla por detrás... su olor se vuelve irresistible, mientras una de sus garras rasga el lomo de la hembra... ella, vuelve a ronronear, esta excitada, sin embargo el macho no se acerca... gruñe a su alrededor mirando sus encantos... la piel de la hembra estira sus bellos cortos...que como delicadas espinas se dibujan en su piel... se deja observar.
Entonces el macho se acerca, y la cubre, su lengua roza los genitales con delicado ademán, ella espera... Entonces el macho deja que su verga se deslice por su piel... la pantera sube sus caderas... y el hocico del macho entra entre sus piernas, Olfatea y pasa la lengua humedeciendola para preparar la copulación... ronronea la hembra estirada en las hojas rasgando el suelo con sus garras estiradas y abiertas... Entonces levanta la cola y el macho se deja deslizar dentro de ella... penetra suavemente la piel y la hembra ruje esperando, larga sus garras al suelo arando el pastizal y arrancando las hiervas... El macho se entierra dentro de ella hasta tocar el fondo de la hembra mojada, embiste con todas sus fuerzas cargando el cuerpo sobre ella ... esta jadea tratando de soltarse, pero las embestidas del macho no la dejan liberarse ... entonces empiezan a luchar y a copular sin control... ella clava sus poderosas mandíbulas en su cuello sosteniéndolo dentro, mientras él ruge con poderío sin igual, rodando los cuerpos sobre los pastizales y arrancándolo todo... el suelta el más grande de sus rugidos y mordiendo su cuello la sostiene contra el suelo ...ella yase atrapada por el peso del macho y el la embiste con fuerza salvaje hasta que su rugido se congela en la oscuridad, mientras la hembra siente el fluido semen entre sus carnes dejándose poseer... su pelaje brilla semi arrancado dejando salir la sangre en su piel... el macho sigue empujando hasta que su sexo se adelgaza dentro para soltar... ella queda tendida en los pastizales, satisfecha, esperando la incubación... mientras el macho lame su pelaje y se despide... encamina sus pasos a la oscuridad... Ella lame su propio sexo recogiendo los restos de fluidos del macho y lava la sangre de su piel ... relame entre sus dientes los sabores, sabe que está preñada antes que el otoño llegue y que sus vástagos se parecerán a él... el brillo de su pelaje toma vida volviéndola a embellecer, mientras espera a que sus cachorros nazcan... Piensa que pasará un año, hasta que lo vuelva a ver... "
Don Juan De Marco... sexo salvaje.

viernes, 19 de junio de 2009

Infierno .

"... fui tirando de las pequeñas prendas para abrazarme a sus nalgas y ceñir su culo en besos, me perdí en el camino del infierno quemándome entre sus carnes... el intenso sabor me transportaría al cielo, para finalmente, hacerme caer en las manos de ALGUNA Lucifer..."

Don Juan De Marco .. perdido entre paraísos...

Esbozos de pintura...

" Mis manos se convertían en lapices y mis labios en pinceles...y mientras mis manos te dibujaban, mis labios te pintaban... Cada uno le ponían un resto de corazón en cada trazo... hasta que me tocó pintar tu sexo...y fue ahí donde las pinturas se derramaron, marcando cada rincón en blanco, y cada esquina en fuego..."
Don Juan De Marco...

jueves, 18 de junio de 2009

A Alguna mujer cansada de vestirse para mi...

" ... y entonces porque seguir a mi lado?, si son tus ademanes de puta los que me traen a tus pies... porque no concibo la vida sin esas faldas cortas que me muestran la linea de tus nalgas al caminar y tu escote desbordando los senos de los cuales me deseo alimentar .Es mi placer sublime agarrarte por la espalda y cortar los tirantes que soportan tu calzón para penetrarte hasta partirte el alma y embestir tu corazón..."

Don Juan De Marco, deseo animal...

miércoles, 17 de junio de 2009

" Agua de Luna..."

" Hacía mucho que quería probar el agua de Luna... y apareció ella, y sin más, se sentó en la silla de batro, abrió sus piernas y subió su falda hasta las caderas, hizo a un lado su ropa interior sin siquiera sacarla... y gimió con sus labios pintados de bordeaux...
- Anda, bebe el agua de luna que hoy te ofrezco para que pruebes mi sabor... -
Y el jugo nació entre sus labios vaginales invitándome a recogerlo a pequeños sorbos... con tan sólo probar, se deshizo entre mis labios dejando escapar ronroneos de placer... babeaba el deseo entre sus piernas."
Don Juan De Marco, elíxir de Lunna

martes, 16 de junio de 2009

Bello Presagio...( a los labios de Ayanay)

(Foto gentileza de Ariadna...)

" Pude sentir como te derramabas sobre mis labios... quise recoger cada gota que brotaba en ti... Mi lengua había cruzado el umbral y esperaba con ansias ese momento, la suavidad en tu interior no dejaba de llamarme más adentro, hasta que toque el último rincón que podría alcanzar... el intenso sabor lo llenaba todo, empalagosa, no dejó de recoger todo lo que había adentro... y sentí como se iba mi vida entre tus labios, y aún así dejé mi lengua adentro retorciendose de placer y deseo, llenándote de lujuria mientras te dejabas derramar en tu boca... nada se podía perder... todo era néctar que había que aprovechar, y saliendo a respirar, te pedí que te enterraras en mí suavemente... y dejaras que tu cuerpo se expresara libremente con el adentro... exquisito final nos deparaba esa noche... cuando caíste mojada por el sudor sobre mi pecho y nos besamos compartiendo esos sabores, que a solas, no podríamos alcanzar..."

Don Juan De Marco

domingo, 14 de junio de 2009

Delicias...

" ¿Cuántas veces había sentido esa misma sensación?.. su cuerpo se mojaba por dentro bañando en aceites su piel... ¿cuántas veces la habían bebido así?... él se esmeraba en complacer cada uno de sus rincones, y bailaba dentro de ella como un trompo suave... ¿ qué placeres podía despertar en ella? , ¿qué delicias ocuparían esa noche su corazón...? y bailó hasta detener el trompo que giraba en su interior y despertar en ella el infinito placer que sólo él le podía dar derramándose dentro de ella...
Don Juan De Marco, Bailando en su interior...

El Legado...

" ... Conozco cada temblor en sus cuerpos, cada gemido, cada aguja que nace luego de un orgasmo... cada milésima de segundo, es un gozo casi imposible de describir... yo diría que si lo pudiéramos intentar con detalle... sería algo así como tocar los dedos de Dios. Ese preciso instante en que todo se vuelve una luz, tan poderosa y plena , que ni siquiera un ciego podría dejar de ver... Luego, las envuelven las sombras... no ven, no escuchan, no sienten y su olfato desaparece... Sólo el gusto se vuelve intenso en sus labios...luego una calma infinita llena todos sus espacios.... Y yo sólo percibo al pasar mis dedos por su piel, una suavidad exquisita, que no habría tela en el universo, que la pudiese semejar...
Sólo cuando esa luz poderosa cae desde la nada... tu debes entrar en ella... tan suave y silenciosamente, que sólo su sexo lo pueda sentir, porque mientras entras, estas ocupando el único espacio que ella desea sentir que se abre adentro, porque estas disparando toda su energía a alturas inalcanzables... ocupando los espacios más secretamente escondidos, que en un estado consiente, ni siquiera ellas mismas, lograrían descubrir. Es el único instante en que ella sentirá el semen deshacerse dentro de ella, cálido y pleno mojándolo todo. Después... esas embestidas que son increíblemente agradables de descubrir y sentir sin causar daño alguno, sólo placer . Esa es la única razón de la existencia, ese es el momento... celestial..."
" No olvides que son tus labios y tus dedos, los que empezaran este peregrinaje...y tu sexo el que lo sellará en su piel..."
Don Juan De Marco, A los principiantes...

viernes, 12 de junio de 2009

Mis dedos...y Malekin.


" Los dedos partiendo la tierra, sembrando deseos, cosechando gemidos...Esos dedos te buscaron, como el agua en la arena, te fueron abriendo y mojando...esos dedos en climax enganchados, brotando las lluvias doradas de tu interior ajado... Temblando tibios entre tus labios bajos, esos dedos de gélido calor quemando, encendiendo tu cuerpo en granos... esos dedos de tu sexo enamorados... esos dedos amados..."

Don Juan de Marco, entibiando mis manos...

Isis de Noche...

".. y se abrieron las compuertas del deseo... cada gota en su lugar...cada dedo en la postura requerida...y fueron saliendo los quebrantos y jadeos bramidos, y en su vientre se dibujaron salvajes olas... las que suavemente iban bañando las rocas... y la espuma se dibujó en su interior, para volver a brotar al roce de mis dedos..."

Don Juan de Marco, Diosas del Olimpo...

jueves, 11 de junio de 2009

Pinceladas sin control.

" En la salvaje contienda, pude sentir como los pinceles rodaban por el suelo, mientras las pinturas chorreaban el suelo sin dirección...Al despertar de todo, los lienzos yacían en el suelo formando exquisitas pinturas hechas como resultado de la pasión... y ella, tirada en el suelo miraba sin entender absolutamente nada de lo que pasaba a su alrededor... sus senos de fuertes colores carmines, sus nalgas de ocre profundo y su sexo entre azul y verde con tintes de amarillo no dejaban de botar gotas de pintura transparente... Y yo y mi sexo convertidos en pincel..."

Don Juan De Marco, después del clìmax.

Sí, déjame probar...


"SI... siempre unas piernas abiertas serán un cofre que hay que oler, probar, sentir y mirar... ¿hay algo más importante en la vida?, no sé, quizás unas nalgas que se abren y cierran para llenarte de lujuria, esa visión desde atrás de una mujer, con el culo levantado, esa que imaginaste cuando estaba vestida en ajustado pantalón, hoy se muestra a ti sin pudores, y al seguir la caída entre sus nalgas inevitablemente verás el capullo que se esconde y abre justo en el momento que estás por llegar a él, soltando los más exquisitos fluidos de néctar del corazón de su deseo... Una lengua que sabe lo importante que es, empezará en sus espaldas para terminar en un beso, justo en ese lugar, y será un recorrido tan lento y sin tiempo, que te hará delirar, total tenemos todo el tiempo del mundo..."
Don Juan de Marco, sólo para tí...

miércoles, 10 de junio de 2009

Placeres...

" Mi mayor placer es arrancar el sabor de cada mujer, para huntarlo en mis labios, y así guardar su sabor eternamente. Hoy vienen a mi mente miles que he recogido, y cada uno de sabor particular... Abre tus piernas para mi... y huntaré de miel tus labios, para que pruebes tu sabor, una vez más... descubrirás porque quedan grabados en mi piel..."



Don Juan de Marco, golosinas.

martes, 9 de junio de 2009

Flujos Benditos...



" Medea, si pudieras sentir y probar mi piel, descubrirías el sabor del deseo...Y sólo en tus labios, alcanzaría el sabor divino..."

Don Juan De Marco, flujos benditos.
" Asi espero encontrarte cuando mis dedos te alcancen..."

Travesuras de un Pintor...

" Siempre supe que pintar sería el camino más directo a la sensualidad, y cuando la vi entrar, no pude evitar el pedirle que me dejara desnudarla y acomodarla frente a mi lienzo. Entonces, abrí sus piernas hasta sentir el calor que salía de ellas... luego lamiendo esos pedazos de piel logré rescatar el brillo hinchando en besos sus labios vaginales y dejando escapar todo ese néctar que me encantaba probar. Al caer la luz sobre su sexo decidí empezar la pintura... pero sus dedos ya tapaban el brillo que nacía de adentro, me fue imposible pintar, y antes que sus dedos lo derramaran todo, decidí que yo debía terminar la pintura que habían empezado sus dedos... "


Don Juan De Marco... ( Travieso)

jueves, 4 de junio de 2009

Golosinas de Ayanay...

" Que dulce provocación creas en mi cuerpo cuando abres tus piernas, y jugueteando con el clítoris entre tus dedos, me muestras la humedad que escapa de tu interior... que exquisita sensación cuando la posas sobre mis labios y juntando las piernas la aprietas contra mi... que tibieza más intensa cubre mis labios... que sabor provocador el que envenena mi boca... que esencia me das a probar... ven y déjame hartarme de ti, solo una vez más..."

Don Juan De Marco, golosinas de Ayanay...

martes, 2 de junio de 2009

La Cabecilla Roja...

" Siento un deseo irresistible, y no lo puedo evitar. Cuando estás desnuda no te puedo dejar de mirar, y son esos crespos negros los que enloquecen mi mente hasta el desvarío. Es justo ahí donde ahora dejaré mis labios pegados... y no me detendran tus suplicas.


El sabor a fuego que destilas y ese olor que hay ahí, es droga para mí... ven dejame abrir suavemente tus piernas y beberte toda, hasta que no haya aliento para respirar. Moja de sal mis labios y aferrate a ellos como si fuera la última vez... Esa cabecilla roja que me lleva al infierno, es la que voy a atar para siempre a mis labios y que no soltaré hasta sentir que la muerte llega a tí..."

Don Juan De Marco... deseo hasta enloquecer...


sábado, 30 de mayo de 2009

Sabor a Hembra...

"¿... y si las hubiese probado a todas, de que viviría y alimentaría?, es grato al paladar degustar mil sabores, y arrancar en gotas su esencia... entonces les pedí que abrieran sus piernas y posé mis labios sobre las suaves carnes, y una a una las fui bebiendo a sorbos quietos... sólo sentían el suave roce de la punta de mi lengua, y ya cuando las veía inquietas, profundizaba mis caricias hambrientas... sentía titilar el suave punto incrustado entre sus labios... lo envolvía, y a chupetadas chasqueantes las iba soltando en pulsos, para volver a envolverlas con mis labios, y dibujar su forma estirando ese pedazo piel que temblaba entre dientes y abrir la boca para cubrirlas por completo, y untar de salivales caricias todo su esplendor.... sólo gozaba al sentir los gemidos que escapaban de sus labios... Las espaldas que se despegaban de las sábanas volvían a caer rendidas soltando en su interior a borbotones caudales de biscoso sabor y dulce profundidad hasta hartarme de su gusto y sabor a hembra, prendidas por la fricción exquisita de mis labios sobre sus carnes vaginales que gemían en fluidos acompasando el brutal palpitar de su corazón, que ya sin aire clamaba un éxtasis infinito y una muerte lenta entre mis labios... y así, una a una se fueron rindiendo a mi boca sedienta de probar..."

Don Juan De Marco, una a una abrieron sus flores para yo beber de ellas...

viernes, 29 de mayo de 2009

Olor a Hembra...



"... A hembra olían todas las flores, solo había que saber donde caer... y me hundí entre sus piernas y la bese en lo más profundo de su ser, absorviendo todo el brebaje que había cogido... y empapado de su interior, dormí con su fragancia en mi naríz, y con su sabor entre mis labios..."

Don Juan De Marco...

jueves, 28 de mayo de 2009

Sobre su Jardín...

"... Sobre volé el jardín buscando la fragancia más fuerte y seductora... hasta que por fin golpeó mis narices hipnotizando mi vuelo... y caí con las alas unidas por el deseo de poseerla, beber del centro de su éxtasis para fallecer entre sus pétalos abiertos, que al roce de mis besos se cerraron, para abrir sólo cuando la ambrosía más íntima de mi ser bañó sus entrañas..."

Don Juan de Marco...
Delicioso encuentro, entre los pétalosde mi flor.. dejaste vaciar ambrosia hasta hacerme perder.. el control.. y mis pétalos se abrieron para recibir la frescura de tu elixir que desparramadose seco dentro de mí , haciendo de mí la flor más dichosa, fragante.. y deliciosa de tu jardín..

Un beso muy dulce Don Juan

Lisebe

martes, 19 de mayo de 2009

Veneno...



" El deseo me llevó por caminos sin retorno, y a la edad de 16 años conocí tu sabor... nunca esperé que tu deseo me envenenara, hoy mis delirios te los dedico a ti..por que es de tu jugo que hoy deseo beber y de tu veneno morir..."

Don Juan De Marco

jueves, 14 de mayo de 2009

Preza ...

"... Es mi deseo, hoy serás tu la que se masturbe para mi, y sólo tocaré tu sexo cuando derrames el bocado que hoy vine a buscar... tu piel empapada por ti...Eso y sólo eso... nada más necesito, para volver a sentir la vida pulsando entre mis dedos..."

Don Juan De Marcos, hoy...¡¡¡ yo ordeno!!!!

miércoles, 13 de mayo de 2009

Empapado de esencias...

".. y fueron sus perfumes quedando entre mis dedos, cada vez que tocaba su piel un nuevo perfume entraba en mi cabeza... pero mis labios pedían probar el sabor de estos jardines, y pose mis labios sobre su sexo mojado, sentí inmediatamente como me embriagaba de aquellos aromas que ahora podía degustar entre mis labios... pude sentir como le robaba el alma guiado por sus gemidos, su vientre se estremecía y serpenteaba entre mis manos... cada suspiro golpeaba a mis dedos sintiendo el sudor de su piel chasqueando entre mis dedos... y aunque sus piernas se cerraban a cada embestida, volvía a entrar en ella para arrancar hasta la última gota de miel que de su sexo escapaba, ahogado entre aceites vaginales surgía en mi mente la obsesión de contener entre mis labios todo aroma probado, y quedar mi boca de ella empapado..."

Don Juan De Marco.... aromas prendidos.

Liberando el alma... ( Iara, la niña rebelde)

"... y fue acompasando su rutina entre las almohadas, verso tras verso recorriendo la figura de su cuerpo... era nostalgia la que había entre sus piernas, ganas de ser poseída como nunca... Las telas se fueron humedeciendo acompasadas por el ritmo de sus caderas, y sus senos se apretaban a los algodones hinchando sus pezones, los que goteaban recuerdos de unos dedos que hoy no estaban... su vientre dibujo en serpenteantes movimientos el deseo que sentía, su corazón no dejaba de exigir aumentar el ritmo, y apretó las piernas a la almohada para sentir como su sexo detenía las pulsaciones y el tiempo... finalmente todo la energía acumulada se vertió sobre las sabanas y su cuerpo se deshizo en gemidos ahogados por las telas que le habían liberado todo el deseo acumulado ... "
Don Juan De Marcos.

martes, 12 de mayo de 2009

El Baño de Capri..


" Ese rayo de luz que dibujaba su sexo a contraluz, era casi la imagen de un milagro... el aura dorada que surgió de él, hizo que mi sexo temblara tras la bragueta del fino pantalón de lino blanco, traspasando la forma a la tela de la más salvaje expresión de Deseo..."

Don Juan De Marco...

Exquisita tibieza...


"... al resbalar por mi vientre, sentí que caería la noche, y cerré mis ojos para sentir como tu sexo envolvía el mío en tibiezas exquisitas...sentí tu piel mojándome las paredes erectas, y como me fundía dentro de ti, como el noble acero, a la espera de ser transformado... y fue justo en esa fracción de segundos que sentí como la oscuridad lo cubría todo... el fuego y el acero se transformaron en un sólo ser clamando el orgasmo único y final..."

Don Juan De Marco... (Escucho a Medea entrando por el balcón)