Seducidos

miércoles, 13 de mayo de 2009

Liberando el alma... ( Iara, la niña rebelde)

"... y fue acompasando su rutina entre las almohadas, verso tras verso recorriendo la figura de su cuerpo... era nostalgia la que había entre sus piernas, ganas de ser poseída como nunca... Las telas se fueron humedeciendo acompasadas por el ritmo de sus caderas, y sus senos se apretaban a los algodones hinchando sus pezones, los que goteaban recuerdos de unos dedos que hoy no estaban... su vientre dibujo en serpenteantes movimientos el deseo que sentía, su corazón no dejaba de exigir aumentar el ritmo, y apretó las piernas a la almohada para sentir como su sexo detenía las pulsaciones y el tiempo... finalmente todo la energía acumulada se vertió sobre las sabanas y su cuerpo se deshizo en gemidos ahogados por las telas que le habían liberado todo el deseo acumulado ... "
Don Juan De Marcos.

2 comentarios:

  1. Es bonito pensar en el amor y el placer solitario cuando eres tan púber como un niño o una niña.
    Esa necesidad y emoción , excitación, y descubrimiento, es como una linda flor que se abre y desprende todo su olor, su sabor su valentia delente del mundo que la rodea.. blanca, pero exhuberante, pequeña pero grandiosa, es así cuando se descubre el deseo... y como se descubre una a si misma cuando los botones afloran y parecen que van a salirse de sus pequeños pechos..

    Es un bonito recuerdo de el despertar al sexo..

    Besos querido Juan de Marco

    ResponderEliminar
  2. Juan de marco, no es que me gusten los Don Juanes... pero hay que reconocer que es una exquisitez pasar por sus dos casas...No es un despertar al sexo...es un final del camino después de haber pasado travesias inconclusas. Dolores, esperanzas, amores, desamores... Y por que? rebelde???... me rebelo solo a las cosas mal hehcas, a las mentiras, a las culpas infundadas, a las manipulaciones, al no saber ser y no apreciar. Me rebelo a las injusticias, a lo strucos, a las conductas malsanas.
    No soy rebelde sin causa... y a pesar de ello soy bien dócil... Mil gracias por tus palabras son hermosas...
    Besos
    iara

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.