Seducidos

martes, 21 de abril de 2009

"El último gemido"

"... Cuando ella logra cierto grado de placer, cuando no debe de perder esa sensación, me quedo en la misma posición y mantengo el mismo movimiento, su cuerpo me avisa, esta en tensión y quieto. Y si el punto de sensibilidad desaparece, cambio el movimiento de mis labios y lengua. Cuando siento que va a llegar, que va a tener un orgasmo, mantengo la presión, ella inicia un movimiento rítmico contrayendo los músculos vaginales, trato de hacerla gozar al máximo y aumentar las sensaciones, dejo que mi cabeza frote su pelvis y aumento la presión de mis lamidos sobre el clítoris soltando a pausas, para volver a presionar con más fuerza... su vientre dibuja olas... sus piernas se tensan y sus gemidos se abren en sonidos más ahogados y cerca ya del final, cierra los ojos, y su cuerpo se vuelve sólo piel, es toda vagina y clítoris, yo desaparezco de su mente, festeja su feminidad, no hay nada más, llega a verse desde fuera de su cuerpo haciendo el amor... y... aparece ese cuadro abstracto de sensaciones, en colores no muy reales, es como si recibiera un golpe en su cabeza... la tensión...va a cruzar el umbral... y se rompen las costuras en chasquidos infinitos...muslos, vagina y glúteos, ahogan al amante...pequeñas vibraciones que se vuelven torrentes... contiene la respiración... el calor lo abarca todo... se pierde en la explosión... todo estalla adentro...un hormigueo, miles de agujas dentro que se van clavando... El cuerpo se separa del espíritu... fuera de control... y se produce la transferencia... todo su cuerpo entra en su piel... se dispara por la espina dorsal, entra por la medula, y estalla en su cabeza...luego una extrema debilidad, su cuerpo queda tendido sobre las colchas, y la magia se apodera de todo... esta exhausta... rendida... y sólo clama libertad..."
Don Juan De Marco, entre tus piernas...

6 comentarios:

  1. Que libertad mas grande? que la Piel derramda en carixcias, gemidos, fluidos, en la certeza de haber nacido para ese momento de extasis de holocausto y vida!!!

    Hermoso y festivo!!!

    Besos piel a piel

    ResponderEliminar
  2. "..Es el principio y el final de todo mi querida Piel..."

    Don Juan de Marco, para eso vivo...

    ResponderEliminar
  3. "El principio y el final...???Don Juan Marco,

    o el extasis antes del ocaso???

    no hay másss??

    o quizás ...

    Besos espectantes

    ResponderEliminar
  4. " Para ella había sido todo, sus ojos se habían cerrado, su corazón aún estaba agitado..
    Los senos volvían a su normalidad... los labios dejaban de ser gruesos mientras sus piernas derramaban las destiladas gotas de miel... ya sólo estaban mis dedos recorriendo su vientre y bajando hacia la humeda morada... los gemidos se habían apagado mientras sus nalgas buscaban cobijo acurrucandose a las carnes del amante... era tarde para ella...No quise buscar entre los plieges, nada más quedaba la calida carne expuesta a mis deseos....."

    Don Juan de Marco, sensibilidad...

    ResponderEliminar
  5. Tienes un gusto exquisito con las imagenes..

    ResponderEliminar
  6. Esto si que me dejo plop!!!

    Eso siento cada vez que acabo, cada vez que te tengo al otro lado del telefono.

    Solo tú podias definir con tanta hermosura el orgasmo femenino, ese instante en que comienza y termina todo, ese instante en que nada importa solo nuestro cuerpo y el del amante, luego te olvidas absolutamente de todo y solo eres aire, eres aroma, eres piel, eternamente piel porque sientes estremecer todo, como si tu vagina estuviera en todo tu cuerpo, tu garganta se seca, cierras los ojos, tu espalda se arquea, tu vientre se mueve freneticamente, las piernas tiemblan, tus senos se disparan y la boca gime, grita, sientes una descarga elecrica, tu vagina se contrae y se mueve miles de agujas se clavan en tu piel, tiemblas, gimes y luego respiras profundamente, quedando tendida sobre la cama como una gatita melosa, mas suave que nunca, mas mujer que nunca, hermosa y radiante.

    Hermoso!! otra vez me quito el sombrero ante ti, soberbio!!

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.