domingo, 14 de junio de 2009

Delicias...

" ¿Cuántas veces había sentido esa misma sensación?.. su cuerpo se mojaba por dentro bañando en aceites su piel... ¿cuántas veces la habían bebido así?... él se esmeraba en complacer cada uno de sus rincones, y bailaba dentro de ella como un trompo suave... ¿ qué placeres podía despertar en ella? , ¿qué delicias ocuparían esa noche su corazón...? y bailó hasta detener el trompo que giraba en su interior y despertar en ella el infinito placer que sólo él le podía dar derramándose dentro de ella...
Don Juan De Marco, Bailando en su interior...

2 comentarios:

  1. Alguna vez nos volveremos a encontrar, y esta vez quiero tu trompo bailando siempre dentro mi. Si, goloza y caprichoza, siempre provocada por ti.

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.