martes, 12 de mayo de 2009

Exquisita tibieza...


"... al resbalar por mi vientre, sentí que caería la noche, y cerré mis ojos para sentir como tu sexo envolvía el mío en tibiezas exquisitas...sentí tu piel mojándome las paredes erectas, y como me fundía dentro de ti, como el noble acero, a la espera de ser transformado... y fue justo en esa fracción de segundos que sentí como la oscuridad lo cubría todo... el fuego y el acero se transformaron en un sólo ser clamando el orgasmo único y final..."

Don Juan De Marco... (Escucho a Medea entrando por el balcón)

2 comentarios:

  1. se lo merece, aunque no le comento, su blog es genial y sus palabras estan llenas de pasion.

    Medea si me lees tengo un problema con tu blog no me deja comentar cielo

    besos a ambos

    ResponderEliminar
  2. Esa dureza extrema acaba derritiéndose en el eterno fuego de mi Olimpo. Nada, absolutamente nada, puede hacer que tu elixir no corra por él.
    Caricias

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.