miércoles, 1 de julio de 2009

Obsidiana...

" QUIÉN PODRÍA DUDAR DE MIS DEDOS DENTRO DE SUS LABIOS VAGINALES, REVIVIENDO CADA GEMIDO..CADA CARICIA ...CADA SORBO DE SU SUDOR.. LA MIEL SE MANTENÍA ACEITOSA SOBRE MI LENGUA MIENTRAS LA RECORDABA Y SEGUÍA DESNUDANDOLA DENTRO DE MI... SU FRAGANCIA INTIMA ESTABA ADHERIDA A MI NARÍZ... AÚN SENTÍA EL SABOR DE NUESTROS CUERPOS FUNDIDOS EN MI BOCA... LA SALIBA ESTABA CÁLIDA Y SU SABOR INTENSO SEGUÍA ENTRANDO A MI INTERIOR... VOLVI A SU HABITACIÓN,... DORMÍA, PERO SUS PIERNAS AÚN PERMANECIAN ABIERTAS BAJO EL COVERTOR... Y AL DESLIZARLO POR SU CUERPO... SU OLOR VOLVIÓ A GOLPEAR MIS NARICES, Y SIN DUDARLO ... LA DESPERTE PARA BEBERLA DE NUEVO UNA Y OTRA VEZ... SIN MIRAMIENTOS NI COMPASIÓN... JODER HACIENDO EL AMOR, ESA ERA LA RESPUESTA A TODAS SUS DUDAS..."



Don Juan De Marco...

1 comentario:

En mi jardín el deseo no tiene límites.