Seducidos

lunes, 22 de junio de 2009

Agazapado...

" La selva guarda silencio...el viento sopla diluyendo los gemidos... Ronronean las oscuras pieles en las sombras... son ellos... los amantes que se buscan tras los árboles... ella expele un fuerte olor, el macho abre sus narices para sentirla... agazapado se escurre hasta ella... ruje casi imperceptible de deseo... La hembra espera tendida sobre las hojas, pestañean sus ojos y el se acerca para olerla por detrás... su olor se vuelve irresistible, mientras una de sus garras rasga el lomo de la hembra... ella, vuelve a ronronear, esta excitada, sin embargo el macho no se acerca... gruñe a su alrededor mirando sus encantos... la piel de la hembra estira sus bellos cortos...que como delicadas espinas se dibujan en su piel... se deja observar.
Entonces el macho se acerca, y la cubre, su lengua roza los genitales con delicado ademán, ella espera... Entonces el macho deja que su verga se deslice por su piel... la pantera sube sus caderas... y el hocico del macho entra entre sus piernas, Olfatea y pasa la lengua humedeciendola para preparar la copulación... ronronea la hembra estirada en las hojas rasgando el suelo con sus garras estiradas y abiertas... Entonces levanta la cola y el macho se deja deslizar dentro de ella... penetra suavemente la piel y la hembra ruje esperando, larga sus garras al suelo arando el pastizal y arrancando las hiervas... El macho se entierra dentro de ella hasta tocar el fondo de la hembra mojada, embiste con todas sus fuerzas cargando el cuerpo sobre ella ... esta jadea tratando de soltarse, pero las embestidas del macho no la dejan liberarse ... entonces empiezan a luchar y a copular sin control... ella clava sus poderosas mandíbulas en su cuello sosteniéndolo dentro, mientras él ruge con poderío sin igual, rodando los cuerpos sobre los pastizales y arrancándolo todo... el suelta el más grande de sus rugidos y mordiendo su cuello la sostiene contra el suelo ...ella yase atrapada por el peso del macho y el la embiste con fuerza salvaje hasta que su rugido se congela en la oscuridad, mientras la hembra siente el fluido semen entre sus carnes dejándose poseer... su pelaje brilla semi arrancado dejando salir la sangre en su piel... el macho sigue empujando hasta que su sexo se adelgaza dentro para soltar... ella queda tendida en los pastizales, satisfecha, esperando la incubación... mientras el macho lame su pelaje y se despide... encamina sus pasos a la oscuridad... Ella lame su propio sexo recogiendo los restos de fluidos del macho y lava la sangre de su piel ... relame entre sus dientes los sabores, sabe que está preñada antes que el otoño llegue y que sus vástagos se parecerán a él... el brillo de su pelaje toma vida volviéndola a embellecer, mientras espera a que sus cachorros nazcan... Piensa que pasará un año, hasta que lo vuelva a ver... "
Don Juan De Marco... sexo salvaje.

5 comentarios:

  1. Mmmm

    Estuviste viendo el Animal Planet el fin de semana parece ajajajaja

    Muy salvaje... tu sabes, prefiero las caricias (si las tuyas mucho mejor)

    Tienes poesia de sobra, todo lo que pasa por ti se vuelve poesia, se vuelve poema.

    Pondre tu regalito en mi blog

    ResponderEliminar
  2. Estoy caliente y solo tengo una imagen en mi cabeza: "Tú succionando mi sexo mientras mis piernas sudan y mi vientre se mueve, te deseo"


    Te deseo

    A.

    ResponderEliminar
  3. Caricias diluidas

    Tus manos diluidas en mis pliegues y caminos
    tus dedos mojados entre tus sueños y mi piel
    mis gemidos ahogados en tus besos
    profundos, sublimes, generosos.
    El agua no erosiona nuestra pasión,
    no oxida nuestro sentimiento,
    caricias diluidas
    en pequeñas concentraciones
    precisas, eternas
    Tus besos y tus manos,
    mi éxtasis y tu entrega,
    pocas letras para decir todo,
    Todo lo que se entrega con el alma.
    Rodéame y quémame a fuego lento,
    suspiros y susurros
    sólo perceptibles por nuestros sensores
    que nos buscan entre miles,entre miles y miles
    este húmedo espacio habitado
    sólo por nuestros cuerpos.

    ResponderEliminar
  4. El instinto animal! Que maravilla!

    Lo único malo es que tarde tanto para volverlo a ver... mmm suele suceder.

    ResponderEliminar
  5. ...me mojo y mis gemidos aumentan mis manos toman tu lugar y reviviendo cada una de tus caricias te traigo a mi, estoy mojada y te deseo, te necesito porque mi piel es tuya y mi deseo quema y grita tu nombre...

    Para ti

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.