jueves, 23 de abril de 2009

Bombeos del Corazón... (A Lía...)

"Entre sus piernas sentí por primera vez latir mi corazón, era posible escucharlo, sentirlo y vivirlo... pulso a pulso se iba alimentando mi lujuria, y sabía exactamente donde debía mandar la sangre. Y lo sentí crecer entre sus dedos, una que iba otra que volvía... esa mano le exigía, le provocaba, le clamaba... Bombea que le quiero ver al máximo...y se fue endureciendo como lava calcificada... como agua en tempano, como piel en carne viva... Luego una sombra lo cubrió todo... era su cabeza, y sus negros cabellos los que lo extinguían... la tibieza de sus labios bebiendo los bombeos del corazón con exigente vehemencia, con deseo ... cada beso un pulso más, y una sensación extraña en mi cabeza, luego se nubló todo... las estrellas llenaron el firmamento y ella desapareció entre las sombras... audaz, lo había tomado todo... hasta la ultima gota de polen para convertirlo en miel en su vientre ... ese deseo inerte, ese deseo muerto, ese que revivía entre sus labios... ese deseo que llenaba sus sentidos y los míos..."

Don Juan De Marco, de mi jardín, y la abeja que revoloteaba por ahí...

2 comentarios:

  1. El suave tacto con los labios de una flor tan erguida hace estremecer los delirios más sublimes,de tal especie..

    Deja libar el líquido de semejante especimen para ver como la abeja más dulce se lleva su miel...

    Lia debe estar contenta con semejante flor macho..!!

    Besossssss

    ResponderEliminar
  2. flores y capullos conviviendo en harmonía de colores y sabores...
    la abeja se apoderó de todo el néctar?

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.