sábado, 20 de marzo de 2010

" Amante Nómade"

" Los secretos de la carne trémula, se escondía en los labios del beduino, aquel que después de recorrer en oscuras ropas el desierto con su rostro envuelto en sedas, abría la puerta sin hacer ruido,se acercaba al cuerpo desnudo de Andrea y suavemente mientras dormía, levantaba las telas que abrigaban su cuerpo, hasta dejar los senos de ella a la vista. Mojaba sus dedos con sus labios, y los pasaba suavemente sobre los alicaídos pezones dormidos rodeando las aureolas sonrosadas y lila intenso, el pezón emergía de sus carnes, dibujando rugosos granos. Ella trataba de cubrirlos, pero los diestros dedos del moro, se deslizaban entre sus senos recorriendo su piel que dejaba escapar pequeñas gotas de sudor tan transparentes como el hielo, rodeaba el profundo ombligo que dividía su cuerpo entre el amor y el placer,hasta que se escabullía entre los vellos rizados de Andrea, quien empezaba a separar sus labios para esgrimir gemidos incontrolables de deseo, mientras su cuerpo se remecía al sentirlos acercarse a su sexo que ya empezaba a liberar un néctar aceitoso entre sus piernas. Finalmente, sus dedos se hundían suavemente entre sus labios vaginales haciendo correr los jugos que se desprendían como telarañas desde su interior. La miraba a los ojos con el rostro cubierto de negro, donde sus ojos verde miel, se iluminaban para luego llevárselos a su boca y murmurar el exquisito sabor del que se habían impregnado, hasta que ella brotaba de su interior entre jadeos, y su cuerpo se batía en orgasmos.
Las manos de Andrea se agarraban afanosamente de las vestimentas del beduino, para estirarlos hasta ver su sexo erguido, y sin dejar de gemir , lo envolvía entre sus labios para beber del manantial que emanaba del duro miembro moreno que tiritaba entre sus dedos, hasta recibir la reconpensa y llenarse del sabor más espeso que el árabe nómade soltaba.
Luego se tendían en la cama para disfrutar de sus cuerpos desnudos y unirse como si fueran un sólo ente de lujuria..."

Don Juan De Marco

4 comentarios:

  1. UUUMMM... ME ENCANTÓ¡¡¡¡ :-P

    TE DEJO UN BESO SUAVE...;-)

    ResponderEliminar
  2. ... eres capaz de contener los suspiros estremecidos que de norte a sur me recorren entera...?

    Un beso, nómade, silente y devastador.

    ResponderEliminar
  3. Bufffff, todo un lujo leerte y un placer..Besos muy suaves y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  4. es usted un sr conocedor de la materia..gracias por dejarnos leerlo ...

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.