lunes, 15 de marzo de 2010

Néctares...


" y suavemente pose mis labios sobre la crisálida y babeante flor que despertaba entre sus piernas, sus labios vaginales eran tan suaves como los pétalos de una rosa abierta. Punto por punto fui marcando cada brote de piel que se abria a mis besos... esencia que me transportaba al infinito, y aunque el boton se cerraba ... ante mis embestidas, finalmente se abrió para entregarme el polen lujurioso que su sexo liberaba, mi boca y mi nariz empapadas por los aromas y gustos que despedía...sus caderas se quebraban y sus piernas finalmente quedaron abiertas y entregadas al placer de la agonía... y desapareció entre sus gemidos, hasta acabar tirada entre las sábanas de raso verde.
Me empine para entrar suavemente entre sus piernas mientras temblaban y al verla temblar bajo mis caderas,empujé con fuerza hasta alcanzar el fondo de su placer, la pequeña muerte la lacanzó y supo lo que era el goze de ser saboreada por un hombre con deseo infinito."

Don Juan De Marco.

5 comentarios:

  1. Ya estoy aquí Don Juan, y un placer visitarte!
    Deliciosa descripción. Me encanta morir así cada momento!
    Un beso. nos vemos!

    ResponderEliminar
  2. me quedo esta noche embriagada con los dulces jugos que la flor de la pasión desprende

    pegada a sus palabras

    ResponderEliminar
  3. Tengo la piel dispuesta para el rito
    mi levedad es apenas, tu silencioso
    asombro, y entre hogueras comienzan
    lo demonios de pequeños empeños
    mojando la ansiedad y acariciando el rumor
    de la actitud de nuestras pieles.

    Inevitable textura de sabores y jugos.

    Néctares

    ResponderEliminar
  4. " Y asi embriagados nuestros cuerpos y bañados en sudor placebo, fuimos bebiendo el uno del otro, sin saber que el mundo nos miraba, escuchaba nuestros gemidos, y susurraban deseo.
    Tu y yo eramos el mundo que nuestros deseos habían creado..."
    Don Juan de Marco.

    ResponderEliminar
  5. acaso hay cosa mas maravillosa que beber los nectares de la pasion.. que bueno que reapareces Don Juan se te extrañaba... besos..

    LEDESKA

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.