Seducidos

domingo, 20 de marzo de 2011

Extasis...

" La sensualidad de un corcé,sin ropa interior por supuesto, invita a probar los sabores más fuertes y a la vez más delicados que puede soñar un hombre."
El último nudo, dejó a la vista ese hermoso follaje oscuro y brillante por el deseo, sólo roce sus muslos, y estos se abrieron para entregar el aroma y el bermellón más exquisito que jamás había probado, chorreaba deseo, y los temblores en su vientre , reflejaban el intenso éxtasis que probaríamos después de un rato...luego sus labios envolvieron mi vida para extraer de las raices de mi cuerpo el sabor más salado que sin duda jamás habrían probado.

Don Juan De Marco..

8 comentarios:

  1. A veces el dulce sabor del deseo es más fuerte que cualquier sentido...

    El olor de un cuerpo desnudo despide la esencia de éste en un suspiro.. Y el jadeo es el aviso inminente del temblor de dos almas unidas por dos sexos...

    Besos A Flor de Piel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lisebe, una de mis flores favoritas, tu aroma llenaría un campo verde en el que me gustaría descansar mientras tu desnudez me cubra... y un gemido me sercene la afonia de escucharte para siempre.

      Eliminar
  2. Los mas maravilloso de esta vida es beber el elixir de la vida que nuestro amante nos regala. BEBO.
    UN BESO ENORME MI DON JUAN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amada medea, tan cerca que estamos y aún no podemos compartir un deseo en común comiéndonos nuestras almas.-

      Eliminar
  3. no me gusta salpimentar mi piel si no es con su rocío, aquel que después de desatado en furia aún tiene tiempo de recuperarse y volver a atacar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego unas manos esparcirán el deseo convertido en agua, dejando aún tu piel más mojada y suave al absorberse mis deseos en ti.
      Una piel para mojar y luego disfrutar sorbo a sorbo...

      Eliminar
  4. A vida sempre nos libera extases quando o buscamos.

    Devemos aproveita-lo...

    muito bom

    yllenah

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.