lunes, 14 de mayo de 2012

Hoy yo elijo...


Siento el deseo de beber de ti cada día, de sentir tu sabor en mis labios... sin embargo estás ahí sólo para provocarme, te acercas y me dejas sentir tu olor, casi probar el sabor de tus labios embadurnados de ese salado y cremoso gusto que impregna mi boca. Necesito sentirte cerca, rodear tus nalgas y abrazarme a tu sexo mojado.Necesito sentir tu piel suave recorrida por mis labios... me llamas desde lejos, la angustia la siento entre tus piernas y tu ropa interior humedecida por el deseo... no quieres tomarme, sientes miedo a herirme, pero ya estoy preparado, ya me acostumbre a tu cuerpo que me pide y busca sólo cuando me necesita... pero  te provoca tanto como el deseo de sentirme perdido.


Hoy bebo de otros labios, degusto pieles y sudores distintos, que me buscan para poseerme, hoy soy libre y decido que quiero y a quién provoco... sigo mojando otras piernas y olizqueando otros sexos, me siento dueño de mis actos y libre de elegir el menú que me ofrece el día... y aunque he perdido un poco de romanticismo, sigo consumiendo el gusto de otras bocas...

Hoy te poseo desde lejos en cada cuerpo que toco y se me ofrece libre de sueños. Hoy siento la libertad en mi   piel, hoy sólo siento deseo de saciar mis caprichos sin preguntar si mañana será mío, la vida me ofrece vida, el deseo, deseo....

Tómame cuando necesites mis caricias, pero no me pidas más de lo que deseo darte, hoy estoy para ti, pero mañana seré de otra que busque lo mismo que tu perdiste aquel día. 


Don Juan De Marco, destilando deseo.

7 comentarios:

  1. Tus letras destilan deseo, son fuego y son olas, son mares de letras que llegan cerca como caricias de seda para la piel.

    Me encantó tu blog, gracias por guiarme hasta aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te podría llevar tan lejos como pueda volar tu imaginación... sólo pídelo y te lo voy a conceder,

      Eliminar
  2. Siempre describiendo fielmente deseos, emociones y sensaciones, Una pluma libre y apasionada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pluma rebelde que nunca quiso detenerse a pensar en lo predecían otros acerca de la capacidad de describir el sexo y el deseo por un hombre, pero nadie quería saber de Don Juan De Maco cuando éste empezó a conversar le al oído a una mujer, susurrando deseo y destilando pasión.

      Eliminar
  3. me excita la elección de tu libertad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me excita la forma en que me sugues.... sólo una noche en tus sueños podría premiar tanta delicadeza al escribir de ti.

      Eliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.