Seducidos

sábado, 16 de noviembre de 2013

Esclavo de tus caprichos.

"Solo el deseo manda mi vida y me esclaviza en las manos de cualquier mujer, nada más exquisito que disfruten de ti y todos los placeres que puedas darles... hoy siento la esclavitud de los labios que me someten a placeres tan carnales como vivos.. hoy soy tu hombre, tu esclavo, sólo aplica la suave fricción de tus labios y sométeme hasta deshacerme en tu boca y bebe de mi todo aquello que te produzca el placer de tenerme.
Siento increíble la sensación de que dibujes mi sexo. esculpiendo en tu boca la forma erguida y dura, mis venas hinchadas de placer y el largo camino recorrido por tu lengua levantando en mi vientre las sensaciones más abstractas, las contracciones más locas, batiéndome entre la vida y la muerte , que tus labios me dibujen en un croquis de deseo y agua, de sudor mojado, de sábanas revueltas y blancas, de gemidos gritados, de dientes apretados, de respiraciones sin aire, de espasmos y serpenteos sin control...  que mi sexo reviente dentro endulzando tu paladar deseoso y en gula... déjame derramarme dentro hasta desaparecer en un sueño eterno y cansino...
Luego vendrá el reposo y tus labios besaran mi blanda estructura, gozando de los restos húmedos y ya sin vida aparente, mientras tus dedos buscan en tu sexo el placer de haberme escogido ".

Rodrigo Fúster

10 comentarios:

  1. Ella serpentea por su pecho lentamente va cayendo hacia el centro de su vientre, gestante de su magma, esencia de vida, moja su ombligo y muerde suave, no hay dolor, solo el placer que provoca la caricia, desciende hasta el interior de sus muslos de acero donde se resguarda el guerrero de sus noches de fuego, lo encuentra dormido, como un ángel envuelto en un capullo... protegido, lo observa con sigilo, su instinto la previene, ¡no confíes! - le advierte -, es un guerrero estratega, solo basta una caricia de tu lengua y despunta en pie de guerra, pero sus impulsos la gobiernan y se acerca cariñosa, con sus labios entre abiertos deja salir la punta de su lengua y la introduce en el capullo que resguarda al guerrero que venera.
    El contacto con su lengua es sensual, emerge sigilosa, dormilona, ella se emociona su mirada inquisitiva no dejaba de admirar esa punta tan rosada, sensibilizada, sin poderse contener amolda sus labios carmín atrapando en un beso el vértice mojado, el guerrero ha despertado, la batalla ha comenzado, ella lo lleva por un camino profundo, lento y sensual, donde la succión es permanente, las caricias placenteras, va cayendo en el abismo de caricias ofrecidas de su lengua en la gruta del deseo, su vientre se contrae, sus gemidos roncos armonizan los latidos de su corazón, ella gime en su sexo de fuego, cuando entra... cuando sale... sus manos acarician sus muslos, altas temperaturas se dejan sentir, volcán activo, magma infinito brotando por la cúspide anclada en el cáliz que provoca el placer de tus caprichos y los míos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dios!!!!...... se me paró hasta la respiración.

      Eliminar
    2. "... A hembra olían todas las flores, solo había que saber donde caer... y me hundí entre sus piernas y la bese en lo más profundo de su ser, absorviendo todo el brebaje que había cogido... y empapado de su interior, dormí con su fragancia en mi naríz, y con su sabor entre mis labios..."

      Don Juan De Marco...

      Eliminar
    3. "... A hembra olían todas las flores, solo había que saber donde caer... y me hundí entre sus piernas y la bese en lo más profundo de su ser, absorviendo todo el brebaje que había cogido... y empapado de su interior, dormí con su fragancia en mi naríz, y con su sabor entre mis labios..."

      Eliminar
  2. El gozo de un hombre es llenar de placeres a la mujer. Pero mas dulce y bien recibido es, el placer que producen los labios de una mujer dedicada y deseosa.

    Un placer llegar a tu jardín, Don Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una semilla que acunare entre mis flores para plantarla y observarla desnuda mientras florece entre mis labios...

      Eliminar
  3. llego de la mano de Ame, para quedarme......Me encantan tus poemas, son suaves como una caricia, sensuales y tiernos a un tiempo-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo poemas, palabras que nacen en lo más profundo de mi alma para despertar tanta damisela dormida, a veces ya sin alma....

      Eliminar
  4. No hay mayor libertad que ser esclavo de unos sentimientos así de sensuales y de sexuales, senxuales. Tus letras vibran en la misma proporción que la intensidad con que las sigo.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos besos de pecado inspiran cada una de mis letras, y los grabo a fuego con la delicadeza de unos labios tibios de alma y candentes de deseo.

      Eliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.