viernes, 22 de julio de 2016

El despertar, después de romper el pacto....


" ... Creí que me sentirías apenas tocara tu piel... me acerqué sin hacer ruido y destape tu cuerpo corriendo las suaves sábanas que te cobijaban... al verte desnuda y observar tu sexo, note que tus labios permanecían pegados... estaban arrugados por la calidez de la noche... .parecían muertos.
Entonces mis dedos formaron cual artesano la forma de tus senos. Apenas rozaba sobre tu piel...corrí tus piernas para abrirlas y acaricie con mi lengua la difunta piel... gemiste adormilada...y repetiste ...buenos días, ¿no fue un sueño verdad? ... y los suspiros fueron llenando el silencio de la tibia habitación.. hasta que por fin se abrieron cual cálida rosa por el sol acariciada...la humedad brotó  de dentro separando la piel... y la fragancia de la noche en tu sexo, perfumo mi despertar, se convirtió en almizcle... suspirabas mientras mi labios satisfacían todos tus deseos y mis manos acariciaban tus senos, despertando los pezones dormidos endureciendo su deseo...

y de flor marchita te convertiste en fruto maduro... el color enrojeció tu piel y tus caderas serpentearon entre las sabanas, mientras te ibas mojando por dentro, haciendo que tu cuerpo se convirtiera en agua sagrada..."



Don Juan de Marco, despertando a Macarena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En mi jardín el deseo no tiene límites.