viernes, 1 de julio de 2016

Simplemente Amapola.

Entre las sabanas revueltas, noche a noche, construía sueños que humedecían sus muslos, sus dedos descendían mágicamente llevados danzando entre ilusiones creadas a través del inconsciente, siempre se detenían en el mismo lugar y no terminaban de danzar hasta que despuntaba el día y era despertada por el canto de las aves y los tímidos y tibios rayos de sol que se colaban entre las telas de sus delgadas cortinas. El vaho de la ventana reflejaba el calor que emergía de su carne, y los dedos impregnados de delicadas fragancias , acusaban que sus sueños no eran esencialmente amorosos, si no,  sexualmente vivos.

 La piel aún estaba tibia y suave, su ropa interior mojada. Las delicadas campanillas de sus senos se mantenían erguidas acariciadas por imágenes, que seguramente , se agolpaban en su mente  antes y durante el sueño. Su corazón parecía agitado, pero tranquilo, sus labios, arrugados... y entre sus pliegues la espuma acusaba todos sus deseos apagados por la danza de sus dedos.Al abrir los ojos se veía inexplicablemente semi desnuda y desordenada. Muchos dicen que en los muros de Amapola, hay gemidos colgantes como telas de araña, como capullos de mariposa, son blancos, casi transparentes ... cuelgan como hilos en cada rincón, están mojados a la espera que se abran para liberarla de sus sueños. Dicen que el artista es un apasionado escritor que entra en su cabeza, tan sutilmente, como una gota de sudor derramada y es absorbida por su piel entibiando su sangre, despertando el inconsciente, como una  cenicienta creadora de sueños. Así despierta cada día, con la danza de sus dedos tibios y juguetones, con sus piernas abiertas al deseo, con sus senos endurecidos por sus manos, y con marcas que van dejando cada contracción, cada jadeo , cada delicado orgasmo entre sueños. Sin embargo, no deja de leer al extraño seductor, ese que imagina tras cada letra de sus relatos, tras cada palabra, tras cada caricia y gemido lúcido hasta que le gana el sueño y se queda dormida. Noche a noche, éste vuelve a visitarla y le va contando cada uno de sus relatos, pero en sus sueños , está vivo

entre sus piernas y son dibujados por sus dedos danzantes. 
Amapola, despunta el día, ve a lavar tus sueños en la bañera de porcelana, y deja que tus dedos sigan danzando noche a noche, hoy estaré contigo.

Don Juan De Marco

4 comentarios:

  1. Es bonito soñar, volar en esos sueños, y/o pensamientos, hasta ser capaz de percibir como realidad algo que quizás sólo lo ha sido en lo onírico.
    Es hermoso ponerse en imaginar y dejarse llevar de unas letra para llegar a otras y dejarse sentir de esta forma tan sutil, delicada y hermosa...

    ... estaré atenta por si viene pero de momento le llevo conmigo...


    ResponderEliminar
  2. Bellísimo detalle, Rodrigo, que sé que le va a encantar.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes,

    Traigo los comentarios que hicieron a este post, que compartí en mi perfil de G+:

    Adele D'Lozano.9 jul. 2016
    Muy exquisito relato...estupendo regalo. Me encantó.
    Besos y cariños.

    Alma Baires 8 jul. 2016+1
    Qué maravilloso regalo! ...y muy muy merecido!

    Magade Qamar 8 jul. 2016+1
    Un buen y delicado regalo de una pluma que lo sabe hacer muy bien, y para alguien que se lo merece.

    Ana María -Auroratris-8 jul. 2016+1
    Es un regalo maravilloso, delicado y lleno de ese erotismo romántico. Te felicito, o más bien os felicito por tan espléndido destello de letras.

    ...

    Gracias de nuevo por el post, lo considero un regalo hermoso que me volvió a permitir disfrutar de su delicadeza y la belleza con la que se dejó sentir...

    Amapola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, gracias a ustedes por inspirarme, siempre es necesario de musas para crear, asi se hacen los grandes... besos nectarosos.

      Eliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.