domingo, 10 de agosto de 2014

A solas...

"Y ese caramelo se fue disolviendo entre mis labios mientras de dentro brotaba el néctar más exquisito jamás probado.. cada embestida de mi lengua lo convertía en el caramelo más jugoso e intenso ... ella gemía en silencio dejándose llevar por los instintos más bajos y animales, se derramaba sin control llenando mi boca de los jugos más dulces... fluía en la inconsciencia  absoluta, hasta apagarse como una llama después de haber jadeado como una fiera salvaje y gritar entre los cuatro muros que hacían de cómplice de nuestras aventuras, sin que nadie más allá de las paredes pudiera imaginar lo que adentro pasaba....
Mientras afuera, en la calle, se escuchaban las voces de los feriantes gritar sus productos,  los aromas a albahacas, cilantro y especies, se lograban colar por las rendijas de las persianas que nos separaban del mundo real... nuestros sentidos se regocijaban entre tantas fragancias, luego, vendrían otras embestidas, donde la verga del amante, resbalaba entre suaves muros cubiertos de miel... 
La piel inflamada por los flujos de sangre que sus vasos sanguíneos iban llenando, hacían de la cópula una celestial unión más estrecha y satisfactoriamente exquisita... sus labios vaginales, envolvían el sexo del macho como prensas de energía que fluían, para hacer de ellas, un ballet de gemidos y murmullos desatados... alcanzamos el éxtasis entre vaivenes acompasados, mientras las carnes se comprimían entre sudores y placeres... de ahí, el silencio complice de los amantes, quienes descansaban con sus cuerpos enredados entre sabanas mojadas y empapadas de los aromas propios de dos cuerpos hediondos a placer y deseo, donde detrás de cada beso impregnaban los sabores del otro, devolviendo en fusión los propios... y así el silencio de las calles afuera, fue desapareciendo..mientras los cuerpos aún se contraían buscando calmar un corazón acelerado, para quedar tirados sin emitir sonido alguno."

Don Juan De Marco... fusión a fragancia de sexo y especies.

Don Juan De  Marco

2 comentarios:

  1. deseo y placer hechos caramelo, para derramarse en el paladar de los sentidos

    ResponderEliminar
  2. regreso de nuevo a tu jardín, por sus aromas, por los desenfrenos que entre sus paredes se cometen....

    te echo de menos

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.