viernes, 17 de abril de 2009

De sus dedos...

"Sus senos acariciados por la seda de sus dedos, disparó los casquillos de su pecho, como dos botones de junco a la caricia del rocío, liberando una gota transparente. Duros como un diamante engarzado en la más exquisita piel, sinuosos como el mar en calma...sus dedos bajaron resbalando por sus senos deslizándose a su vientre...desnuda... con impresionante suavidad y delicado ademán, fueron liberando los vellos cuidadosamente depilados a su paso, se iban enroscando armoniosamente... el deseo no me dejaba pensar...
A contraluz... se dibujaron sus labios vaginales abiertos por la humedad, separando dos pilares de hermoso torneado... y me extinguí en su vientre como rocio en la mañana..."


Don Juan De Marco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En mi jardín el deseo no tiene límites.