viernes, 17 de abril de 2009

Delirio...

"Dormía ... Una de mis manos bajo a sus nalgas, su camisón se había subido hasta su cintura...Dejé que las acariciara suavemente, mientras su piel se estremecìa. Su cuerpo se acomodó a la caricia, sabía que le agradaba... luego un dedo dibujó la linea que las separaba, siguió penetrando en pausa indefinida, hasta que un gemido escapó de sus labios, separé sus piernas, para deslizar mi dedo dentro de ella, haciéndola delirar en gritos de agonía... . Habrió los ojos y me miró con ellos dormidos, el sol se reflejaba en sus pupilas, en cada mirada, la poseía..."

Don Juan De Marco

2 comentarios:

  1. nos has regalado la visión de sus ojos...
    la tulipa del lirio haciendo de pestañas, para dejar abierto el iris que refleja el deseo todo su cuerpo.

    ResponderEliminar
  2. ... nadie podría despertar mejor,
    en esa línea difusa entre el sueño y la vigilia atravesada solo por el deseo... que no conoce de límites.

    Mi beso,

    A.

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.