viernes, 17 de abril de 2009

Embrujado...

"Aaaaaaaaaah... verla desnuda, su piel brotando entre las sabanas, y el sudor de su piel que lo llenaba todo. Su aroma de hembra en celo, sus piernas semi abiertas suplicando una caricia, sus labios hinchados por la pasión... necesitaba la brisa que entraba por la ventana, el aroma de las flores confundido con el de su sexo, y sus senos caídos a la voluntad del sueño llamándome a besarlos y beber de ellos... la figura de sus caderas dibujada por el pincel de luz que entraba por la ventana....fue abriendo sus piernas para llenar mis narices de su fragancia y olor a sexo que brotaba mientras se abrian.. Sus labios vaginales permanecían unidos escondiendo todo su color... y lamiendo las delicadas carnes, hice que se separaran para beber de ella su esencia..."

Don Juan De Marco

3 comentarios:

  1. El deseo no tiene límites....solo quiero sentir como goza tu cuerpo...

    ResponderEliminar
  2. "y lamiendo las delicadas carnes, hice que se separaran para beber de ella su esencia..."

    y ella sin resistirse, para qué?, si en el fondo era lo que deseaba y esperaba...

    ResponderEliminar
  3. "y lamiendo las delicadas carnes, hice que se separaran para beber de ella su esencia..."

    sin que ella se resistiera, para qué?, era lo que deseaba y pedía en el silencio del cuarto...

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.