Seducidos

viernes, 17 de abril de 2009

Pulsos...

"...Mi columna siente como baja el deseo por mis vertebras, con fuerza avasalladora, las pulsaciones son infinitas e interminables, hasta caer en la espina dorsal, la que ordena a mis nalgas apretarse y contener. No aguanto más, mis testículos se ponen duros y se recogen produciendo dolor y placer en mi mente ... gruñe mientras sus ojos me recriminan la espera... la explosión llega al tronco con la fuerza de las mareas, y va rompiéndolo todo adentro. Espeso, caliente y pulsante. Ella relaja sus labios y espera. Emerge por el cráter explotando en su boca, mi cielo se colma de estrellas, "mojándolo todo"... disfruta cada explosión con felicidad. "Las monedas de plata" van quedando prendidas en su cuerpo, mientras él se deja caer...,... lo deja..., pulsa entre sus manos, lo agita lentamente, mientras su cuerpo tiembla de placer, hasta que la almohada lo recibe en la caída. Su vientre se calma... Ella mueve su piel con delicadeza acariciando con sus dedos... El amante agoniza, y ella se acerca para besar la carne viva, y succionar las cristalinas gotas que se dibujan en cada apretón..."

Don Juan de Marcos

2 comentarios:

  1. Don Juan de Marco...que sublime fragancia desprende tu jardin...que flor seria identificada esta que esta a vuestra merce..decir con palabras llenas de aromas a mi.

    ResponderEliminar
  2. "..Horquidea...Por el salvaje olor que desprendes al hacer el amor, por el deseo de atrapar los insectos que copulan sobre tu vientre,por el polen que libera tu esencia de mujer.."

    Don Juan

    ResponderEliminar

En mi jardín el deseo no tiene límites.