Seducidos

viernes, 17 de abril de 2009

Deslizándome en tu vientre...

"... Mi cuerpo, al igual que mi corazón, entran por una cálida vertiente melosa y frágil. Tu piel se dispara como las estrellas al amanecer. Humedecido entre tus piernas, me deslizo dentro de tì y las olas se dibujan en tu vientre agitado.
... Sentí que el mundo se hundía entre tus piernas, y la tibieza que de allí emanaba me hizo caer de rodillas en tu cama... y tus gemidos inundaron la habitación..."


Don Juan De Marco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En mi jardín el deseo no tiene límites.